Cuando la pasión se combina con la profesión: Oficina de Diversidad de Productos con Ada Lopez

Katelyn Clontz, Corporate Communications Specialist at Lenovo
Read in: English Spanish

Creada en 2020, la Oficina de Diversidad de Productos (PDO) de Lenovo busca implementar un comité de revisión de Diversidad por Diseño e introducir puntos de control en las fases de planificación, desarrollo y ejecución de productos de Lenovo, lo que certifica que nuestras soluciones son inclusivas y accesibles. En el Día Mundial de Concientización sobre la Accesibilidad, conoce a los innovadores detrás de la PDO y descubre qué impulsa sus ambiciones para garantizar que nuestros productos funcionen para todos, independientemente de sus atributos físicos o habilidades. 

Ada López nunca soñó que su temprana carrera como maestra de biología de escuela media llevaría a una vida de diseño e innovación de productos. 

Como gerente de programas de la Oficina de Diversidad de Productos (PDO) de Lenovo, Ada trabaja junto a expertos en investigación, diseño y desarrollo de productos de toda la empresa para garantizar que los nuevos dispositivos se validen tanto para inclusividad como para accesibilidad en cada paso del proceso. Pero su viaje comenzó con una simple pasión por apoyar a los niños necesitados a través de la educación.

La educación fue una conexión vital para Ada en sus propios años formativos. 

Nacida en Cuba, Ada emigró a los Estados Unidos con su madre a la edad de cinco años. A la edad de 11 años, Ada se encontró repentinamente forzada a ingresar al sistema de acogida temporal después de que su madre falleciera trágicamente en un accidente de auto. 

“Buscaba constantemente un lugar para vivir”, recordó Ada. “En los siete años que estuve en el sistema de acogida temporal, tuve ocho colocaciones. Traté de encontrar mis propias colocaciones para que no me pusieran en una casa de grupo – trabajé mucho en mantener las relaciones. Eso siempre era importante para mí, para sentirme conectada con alguien, porque estaba muy, muy sola en ese momento de mi vida”. 

A la edad de 16 años, encontrándose nuevamente sin un lugar para vivir, Ada se puso en contacto con una antigua maestra de estudios sociales para pedirle ayuda para entender cómo podría emanciparse del sistema de acogida temporal. En cambio, su antigua maestra accedió a acogerla y darle un hogar mientras terminaba sus estudios. 

“Mis maestros realmente me vieron”, recordó. “Creía que la educación era mi boleto para salir de mi situación, y cuando era hora de ir a la universidad, sabía que quería estudiar ciencia, pero también sabía que quería estudiar educación, para ayudar a los niños necesitados y ofrecerles esperanza como me ofrecieron a ”. 

Yo sabía que quería estudiar ciencia, pero también sabía que quería estudiar educación, para ayudar a los niños necesitados y ofrecerles esperanza como me ofrecieron a 

Después de terminar la universidad, Ada comenzó su carrera en la enseñanza de biología y rápidamente encontró una manera de conectar con sus estudiantes. 

“Los niños siempre me hablaron de su vida personal”, expresó. “Esa conexión humana siempre fue la más importante para mí”. 

Era esa misma capacidad de conectar con otros en la que Ada confiaría más tarde para ayudarla a abordar las necesidades de los estudiantes con discapacidades. En 2006, Ada cambió a la enseñanza de nivel medio y se encontró en un salón de clases donde más del 28% de los estudiantes requerían un IEP, o “Plan de Educación Individualizado”, diseñado para acomodar una discapacidad de aprendizaje u otra discapacidad general que impedía la vida diaria de los estudiantes. Con poco financiamiento y recursos, Ada improvisó. 

“No siempre teníamos el software adecuado para las laptops”, comentó. “Pero la tecnología ofrecía la oportunidad de diferenciación. Podría preparar diferentes lecciones para diferentes estudiantes –ya fueran autistas o con impedimentos visuales o que enfrentaran algún otro reto– y les permitiría mantener su privacidad e integridad al mismo tiempo que participaban en la misma experiencia de aprendizaje de una manera que les fuera accesible”. 

Esos primeros años en el aula sentarían las bases para el trabajo de Ada en accesibilidad. Su experiencia de campo en el aula llevó a una oportunidad de carrera como gerente de producto para el software de ciencias K-12 con la misma empresa que estaba produciendo el contenido que estaba utilizando con sus propios estudiantes. En cuanto al diseño de la instrucción, Ada amplió sus conocimientos a través de una serie de iniciativas – un libro interactivo de astronomía, talleres de codificación de robótica, asociaciones con escuelas nacionales para ciegos – y trabajó bajo la supervisión de expertos en accesibilidad, muchos de los cuales tenían una discapacidad ellos mismos. 

“Se abría toda esta comunidad de personas con impedimentos visuales de la que no sabía nada”, dijo. “En ciencia, nos encanta usar diagramas, y yo creo descripciones escritas de estos diagramas para que los lectores de pantalla los recojan como texto alternativo. Estaba trabajando en estrecha colaboración con el director de accesibilidad en aquel momento, que también era legalmente ciego, y me decía: «No entiendo esto, no es una imagen clara». Aprendí a pensar realmente en las soluciones desde la perspectiva del usuario”. 

La comprensión de Ada sobre las necesidades de accesibilidad en la educación continuó evolucionando en su vida profesional, pero aún no se daba cuenta de la importancia que tendría este trabajo para ella. Cuando su hijo tenía dos años, Ada notó que algo estaba un poco “apagado” en la forma en que procesaba la información. 

“Probamos una serie de cosas al principio, pero nada fue concluyente”, recordó. “No podía descifrarlo, pero algo era definitivamente diferente. Su forma de hablar no era adecuada, comenzó la terapia ocupacional. Yo era maestra, así que sé de qué se trata en cuanto a ganancias y pérdidas de aprendizaje – y este niño estaba experimentando pérdidas de aprendizaje en el jardín de infantes”. 

No fue hasta que su hijo alcanzó el tercer grado que un maestro pudo identificar su dislexia – un diagnóstico que un número de pruebas, evaluaciones y educadores no pudieron obtener durante años. 

“Soy miembro de la Asociación Internacional de Dislexia, he leído, he tratado de mantenerme al tanto”, comentó Ada. “Aún era tan difícil obtener los servicios para él. El problema con estas discapacidades de aprendizaje es que es completamente diferente para cada individuo”. 

Ahora en sexto grado, Ada ha podido acceder a más de las soluciones y soporte que necesita su hijo, pero su historia refleja los más de 1 millón de personas en todo el mundo que viven con una discapacidad o trastorno, y que están en gran medida subatendidos por las herramientas y los procesos de la sociedad dominante. Es una lucha que llega demasiado cerca de casa para Ada, y es lo que impulsa su trabajo en la validación del diseño y la producción de nuevas tecnologías para garantizar que funcionen para todos, independientemente de sus atributos físicos o habilidades. 

“La accesibilidad se volvió muy personal para mí”, expresó. “En primer lugar comenzó como «voy a ayudar y defender a mis estudiantes»; luego se convirtió en «Guau, mira esta increíble tecnología y la gente haciendo cosas asombrosas para la comunidad de personas con discapacidad visual»; Y ahora es «me alegro de que haya tenido toda esta experiencia en tu caja de herramientas porque tu hijo realmente necesita que lo sepas». 

Cuando Ada vio la oportunidad de unirse a la Oficina de Diversidad de Productos de Lenovo, encontró un punto en común entre sus pasiones personales por la accesibilidad y la misión de la PDO de desarrollar soluciones que representen la diversidad del usuario global. En enero de 2021, aceptó el cargo como gerente del programa de la organización y busca aportar parte de su experiencia para dar voz a las poblaciones subrepresentadas y desatendidas. 

“Es realmente difícil adaptar algo como la inclusión y la accesibilidad –es casi imposible de forma miserable”, explicó. “Si estás interesado en fabricar productos que sean universalmente accesibles, debes estar dispuesto a hacer de ello una prioridad desde el principio en lugar de intentar abordarlo después del hecho. Toda la idea del protocolo “Diversidad por diseño” de la PDO pretende tener en cuenta la diversidad y la inclusión lo suficientemente pronto en el proceso y liderar con ese enfoque durante el desarrollo y la ejecución del producto”. 

“Pienso en algunos de mis antiguos alumnos”, reflexionó. “Algunos de ellos eran tan brillantes y, para diseñar pensando en personas como ellos, considerar sus necesidades en el desarrollo de nuevas tecnologías y soluciones, podemos permitir que personas como ellos compartan sus regalos con el mundo. Si podemos hacer incluso un pequeño cambio para dar voz a personas como esas, amplifica ese conjunto colectivo de conocimientos en toda la humanidad – todos nos beneficiamos”. 

[ssba]

Lenovo Delivers Historic Fiscal Year

We just announced record results with revenue topping US$70 billion for the first time and R&D investment up 43% over last year..

Learn more.
Don't Miss StoryHub Updates: